Normandía: el Día D.

En un día como hoy, pero de hace 63 años, el mundo vivía uno de los momentos más importantes de la historia: el desembarco aliado en las costas de Normandía y la última gran invasión militar del siglo. La operación Overlord (nombre clave de la invasión) fue uno de los factores mas influyentes en el resultado de la guerra, los alemanes para ese entonces (1944), estaban diezmados por sus constantes derrotas en el frente soviético, por otra parte la gran superioridad en hombres, carros de combate y aviones, además de una estrategia de confusión perfectamente realizada por parte de los aliados impidió a los nazis reaccionar al ataque.

Desde el punto de vista militar, el desembarco permitió abrir el segundo frente que la Unión Soviética reclamaba para aliviar el esfuerzo que llevaba en la guerra, como única potencia que todavía enfrentaba a la Alemania Nazi en el continente europeo.

A ello hay que añadir que fue la operación anfibia (de desembarco) más grande de la historia militar. Más de 5.000 embarcaciones y alrededor de 4.200 aviones de transporte fueron utilizados en el asalto, apoyados por 2.300 aviones de combate y decenas de barcos de guerra. Los aliados prepararon más de 150.000 soldados para el asalto inicial, provenientes principalmente de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá, pero también había de Francia, Polonia y muchos países más que luchaban contra las fuerzas de la Alemania Nazi.

Del lado alemán, el esfuerzo no fue menor. Cientos de miles de soldados, cuyo nivel de profesionalismo era considerado de lo más alto, esperaban, aunque desprevenidos, en las playas francesas. Apoyados en un complejo sistema defensivo, conocido como la Muralla del Atlántico, que se conformaba por una serie de fortalezas, obstáculos antitanque, cañones de grueso calibre, campos minados, etc.

Once semanas después del Día D, los aliados finalmente cruzaron el Sena y liberaron París. Como parte de ese importante y simbólico triunfo, el general Charles de Gaulle, quien había dirigido la resistencia francesa desde el exilio en el Reino Unido, marchó triunfal a lo largo de los Campos Elíseos. Aún no era el fin de la guerra, pero algunos lugartenientes de Adolfo Hitler ya le advertían sobre lo crítico de la situación: era el comienzo del fin de la Alemania Nazi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: